sábado, 21 de mayo de 2011

La crisis de los misiles de Cuba

Aunque ál principio Washington reconoció el gobierno dirigido por Fidel Castro,
pronto se iniciaron las hostilidades y cuando los principales intereses norteamericanos fueron nacionalizados, la respuesta no se hizo esperar. EEUU dejaba de comprar azúcar y de proveer de petróleo a la isla, algo que llevó finalmente a la ruptura de relaciones en enero de 1961. La imagen de Jruschev abrazando a Fidel y jaleando Viva Cuba, debió de ser un trago amargo para el rival.
No se puede olvidar la cercanía de la isla a las costas de Miami de forma que muy pronto la CIA comienza a trazar planes con fuerzas anticastristas. Ideado el plan durante la administración Eisenhower, el desembarco en playa Girón no se realizará hasta que Kennedy ocupe su cargo. A pesar de sus recelos iniciales, autoriza la operación confiado por las promesas de los militares. El fracaso quizás fuera una lección que de olvidarse hubiera sido de consecuencias insospechadas en la crisis del otoño de 1962.
El siguiente paso fue la instalación de misiles nucleares soviéticos en la isla que ponían en seria amenaza a las ciudades norteamericanas y "Trece Días" en los que el mundo contuvo la respiración ante la posibilidad de una guerra sin retorno entre los dos grandes:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada